Estas aqui:Inicio»Violencia Institucional»Violencia laboral»ESCRITO:Pericia acerca del daño psicológico sufrido por trabajadorxs del Rectorado de la Universidad de Buenos Aires en situaciones de violencia laboral.
 
Domingo, 19 de Diciembre de 2010 18:13

ESCRITO:Pericia acerca del daño psicológico sufrido por trabajadorxs del Rectorado de la Universidad de Buenos Aires en situaciones de violencia laboral.

por  Santiago Emilio Montilla Galeano
Vota este articulo
(2 votos)

PERICIA

http://elyugofilm.blogspot.com.ar/p/creditos.html

 

Puntos de Pericia

Detectar signos y síntomas de Daño Psicológico en los trabajadores del Rectorado de la Universidad de Buenos Aires, a partir de recibir éstos malos tratos de parte de las jefaturas y terceros vinculados, relacionados directamente con el vínculo laboral.

 

Metodologías

1.- Encuesta realizada en noviembre de 2002, sobre un total de 1039 trabajadores de todas las sedes del rectorado de la U.B.A, se relevaron 439 casos. Aclaramos que si bien la encuesta no estuvo dirigida a la problemática del Acoso laboral, pudieron, a través de sus datos trazarse líneas de tendencia que permitieron diseñar estrategias para su visibilización y detección.

 

2.-Talleres grupales: Se realizaron durante el año 2003 y parte del 2004, reuniones con los trabajadores de los diferentes sectores afectados por lo que los trabajadores definían como malos tratos por parte de las jefaturas de: Compras (a cargo de la Sra. M P), Tesorería ( a cargo del Sr. Ä F ), Personal (a cargo de la Ingeniera H), Sumarios (a cargo de la Dra. L  G). Secretaría de Hacienda a cargo del Secretario Dr. G.

A dichos talleres asistieron cincuenta personas, todos ellos directamente afectados por las conductas de acoso por parte de sus jefes y terceros vinculados.

 

3.- Entrevistas Individuales y testimonios: Se entrevistaron individualmente a algunos de los asistentes para evaluar con mayor precisión el daño psicológico provocado.

 

 

 

Encuesta

Lo que sigue, son extractos de un informe post-encuesta realizado por el grupo Ethos a cargo de la Lic. Astrid Piedrabuena (Ciencias Políticas-UBA) y la Lic. Andrea Kaskonas Ciencias Políticas UBA)

“...La Comisión Interna del rectorado de la Universidad de Buenos Aires, convencida de la necesidad de realización de un informe global acerca de la problemática no-docente, solicitó la realización de una encuesta social interna, anónima y voluntaria. Se intentó conocer con esta, la situación general de los agentes de dicha institución; sus necesidades sociales de salud, laborales, ambientales, familiares y gremiales, como así también intereses, preocupaciones y motivaciones de su ambiente laboral.

Este informe a posteriori trata sobre la situación laboral de los agentes e intenta, tomando datos relevados para la encuesta mencionada, establecer puntos de contacto sobre lo que denominamos “Problemáticas Específicas” y el acoso laboral ó mobbing, preocupación central de la Comisión Interna en la actualidad.

“En la encuesta mencionada se revela claramente un elevado porcentaje de inconformidad, ya que un 40% del personal no docente, manifiesta no estar conforme con su puesto laboral, pues no siente contempladas sus expectativas, su formación educativa es menospreciada o ignorada totalmente, ni sus preferencias personales, en tanto identificación con sus tareas o puesto, son tenidas en cuenta.”

 

“Más aún quienes han buscado la vía institucional formal de pedidos pase o cambio de dependencia, no sólo manifiestan absoluta desconsideración de parte de sus superiores, sino también represalias por ello, no siendo tenidos en cuenta en extensiones horarias,-a diferencia de sus compañeros de dependencia – o cambios de categoría.”

 

“Si bien el 46 % del personal considera que su mayor problema laboral es el bajo salario real, el 39% considera que la verdadera problemática laboral es la fuerte presión de la jefatura, la inestabilidad laboral y el alto ritmo o carga de trabajo....creencia de mandos altos totalmente aislados, que se manejan de forma autoritaria, poca coordinación y ninguna coherencia con los mandos medios.”

 

“La falta de coordinación y la comunicación ineficiente, además tiende a generar inestabilidad laboral o la sensación psicológica de ella, puesto que cada agente termina siendo presa de una especie de “caudillismo de cada jefatura particular” en solitario.

Si se toman en cuenta los datos referidos a la salud de los agentes es claro que ya existen padecimientos similares a algunos síntomas del acoso laboral, aunque esto debería profundizarse con un estudio orientado a ello.

El relevamiento puso en evidencia que un 24% de los entrevistados manifestó padecer problemas de depresión anímica y sin tratamiento, 16 % con inconvenientes para conciliar el sueño...El 2% reconoce tener problemas de alcoholismo, el 24% de tabaquismo, y el 26% de trastornos alimentarios.”

 

“...debe considerarse pertinente la preocupación y necesidad de avanzar en la investigación sobre la existencia de prácticas efectivas de acoso laboral en el ámbito de la institución, sus efectos y soluciones.”

 

Sostenemos que esta base estadística epidemiológica permitió acercarse a la problemática de salud de los trabajadores y diseñar los dispositivos atinados y afinados para la profundización en el estudio del fenómeno del acoso laboral y los daños psicológicos consecuentes.

 

 

Talleres grupales y entrevistas individuales

Descripciones y Testimonios

 

Se aclara que aquí se vierten una parcialidad de los testimonios relevados, para el caso del sector de Sumarios y Coordinación general de Personal, se adjuntan aparte.

Los jefes de Sector son descriptos por los propios trabajadores de la siguiente manera:

 

Compras

Directora M  P.

 

Se trata de una persona de mucha antigüedad en el sector y la dependencia. El personal de su oficina, en términos generales, ha sido reclutado por ella misma. El manejo de este grupo tiene por su parte gran discrecionalidad en el trato cotidiano, sus conductas pueden describirse como “volátiles” y ciclotímicas, de  gran carga de agresividad.

No sólo impone grandes exigencias al trabajo, sino que impone conductas que ella denomina “leales” que consisten en que no permite a los trabajadores/as comunicarse con personas, dentro y fuera de la oficina, que en su opinión le son contrarias o en su criterio, desleales.

Sucede que mientras un/a agente obedezca todas sus directivas y acepte sus simpatías y antipatías, es decir, se someta a sus designios, Mónica Peralta mantiene una relación fluida. Inmediatamente algún/a agente se corra de sus parámetros, la jefa pasa al aislamiento de dicho personal. Impone al resto del grupo de trabajo que aíslen a la persona que ha caído en desgracia. Así, trabajadores/as que han sido durante algunos períodos, de su confianza, pasan de un momento a otro a ser sus “enemigos”, aumentando la carga de trabajo, reasignando tareas inconsultamente y sin capacitación previa, que condena al personal al error permanente. Errores que resaltará a los gritos frente al resto del grupo,  humillando, denigrando y vulnerando los restos de voluntad que puedan quedar en dicha persona.

Una vez que el/la agente han perdido su estima y cuando los errores que cometen- producto de la presión y humillación- se hacen más frecuentes, les pide la renuncia al puesto.

M P, no otorga pases de sector, teme que estos trabajadores/as comenten en otros sectores y por supuesto, teme ganar más “enemigos” fuera de su influencia.

Mónica Peralta posee uno de los índices más altos de Licencias Psiquiátricas y médicas. Los trabajadores/as que se han enfermado, resistiendo la pérdida del empleo, al retornar a sus puestos son nuevamente acosados por esta jefa. La carga de agresividad se redobla sobre el /la agente procurando una renuncia que finalmente sucede.

 

 

Testimonios

Patricia Alejandra B: “...peticionando el traslado a otro sector de la Universidad, fundado en los hechos que relato a continuación.

Desde el inicio de mi actividad en la Dirección de Compras, fui objeto, al igual que el resto de mis pares, de constantes abusos y maltratos por parte de la directora Sra. M P , descalificando cada una de las tareas desarrolladas, sin motivo alguno, debiendo trabajar bajo constantes amenazas de sanciones disciplinarias y ejerciendo no sólo violencia verbal sobre mí, sino también sobre mis compañeros, lo cual generaba en nosotros un estado de presión y constante estrés que no sólo se reflejaba en nuestro ambiente de trabajo y como no puede ser de otra manera, repercutía en el resto de las actividades personales.

(...) pensé en la posibilidad de pedir el pase (...) pero lamentablemente y como es de su conocimiento estos pedidos son resueltos por la Directora, quien se negaba a cualquier solicitud de esta naturaleza, tomando todo tipo de represalias contra quienes decidían efectuarlos.

.............................................................................................................................................(...).Producto de todos los inconvenientes y presiones laborales comienzo a sufrir distintas afecciones a mi salud, como insomnio, temblores en mis brazos y piernas, diarrea y vómitos, circunstancias por las cuales el día 28 de junio le comunico a la Sra. Directora mi intención de solicitar el pase a otro sector de la Universidad de Bs As(....).mi petición no fue favorablemente acogida por la Sra. Directora, quién consideró que se trataba de una falta de respeto hacia su persona...quién terminó amenazando con despedir a mi hermana M F B , en caso que ejecutara mi pedido de pase, negándose en forma absoluta a concedérmelo, bajo ninguna circunstancia.

Al día siguiente, la Sra. P  me exigió que renunciara a mi cargo y categoría, obligándome a redactar una nota que ella misma me dictaba y exigiéndome que no me retirara del edificio sin antes presentarla en su escritorio firmada, negándose a entregarme una copia de esta presentación y volviéndome a mencionar que en caso de negativa rescindiría el contrato de mi hermana Florencia.

.............................................................................................................................................(...).A pesar de todo lo relatado, el día 15 de julio el Sr F  Di F presenta una nota solicitando la desvinculación laboral de mi hermana F  B Q .

.............................................................................................................................................(...)Los constantes conflictos vivenciados a diario en el ambiente de trabajo aumentaron aún más los malestares físicos y psíquicos que venía padeciendo, los cuales desencadenaron en que el día 3 de Agosto producto de un cuadro de nausea, mareos y diarrea y antes de dirigirme a mi trabajo, concurra al Hospital de Clínicas para hacerme atender por un profesional médico.

Al día siguiente, (...) no había mejorado en lo absoluto(...)solicito al servicio de Ambulancia Privadas argentinas concurran a mi domicilio, presentándose el Dr. P A.  quien diagnostica crisis de angustia e indica ansiolíticos e interconsulta con médico de cabecera...

Consecuentemente el día 6 de agosto fui atendida por el Dr. G P que me diagnosticó un cuadro depresivo reactivo de estrés laboral con trastornos del sueño y somatización gastrointestinal (componente de ansiedad intensa).

Informe dirigido a Dr. Jorge B. G.  con copia a: Dr. Guillermo Jaim Etcheverry.

Stella

“(...) siempre estaba de mal humor (referido a Mónica Peralta) y tenía malos tratos hacia el personal.

Pasaron los meses, eso era un verdadero infierno: gritaba, maltrataba a su gente, siempre estaba disconforme con la mayoría; muchos de ella ya se habían ido. (...) a mediados de Septiembre del 2003 tuve un problema cardiológico, con traslado en ambulancia al Hospital de Clínicas (...) la señorita Mónica Peralta fue a dicho consultorio de malos modos y tuvo que intervenir la médica, pidiéndole que se retire del mismo.”

Parte del informe enviado a la Comisión Interna del Rectorado y al Consejo Superior el 6 de abril del 2004. Legajo Nº 131.540

 

Florencia

“En una oportunidad la señorita Mónica Peralta me entrega la copia de la resolución de mi designación, con el fin de comenzar a gestionar los trámites de afiliación en la Obra Social (Dosuba) y retiro dicha copia de la resolución de mi escritorio. Luego, (...) al firmar el parte de entrada, la señorita Mónica Peralta se dirige hacia mí gritando a viva voz diciéndome, por un lado, que “... era una falta de respeto ingresar a la oficina y llevar copia de la resolución de mi designación sin su autorización”. Cabe aclarar que dicha resolución es una documentación pública. Además, me gritó por no haberle avisado que me dirigía a realizar el trámite, cuando ella misma dijo que teníamos que comenzar dicho trámite e ir directamente con la copia de la mencionada resolución. (...) En varias  oportunidades se dirigió hacia mí en forma violenta, como sacarme expedientes en forma brusca que sostenía en mis manos y recibir todo tipo de reprimendas cuando yo desconocía algún tipo de tarea. El motivo del mencionado desconocimiento era por no haber recibido ningún tipo de instrucciones de parte de mis jefes.”

Extraído del informe dirigido a Jaim Etcheverry, con copia a la Comisión Interna, fechado en agosto 2004.

 

Enrique

E.M: ¿El trabajo se lo fuiste a pedir vos? (En referencia a su ingreso en la oficina de Compras).

E: No, ella me llamó a mí. Yo fui un día visitarla y a los tres meses me llamó. Justamente ese día o tenía en frente de mi casa la posibilidad de un trabajo de operario que iba a ganar más plata que en la UBA, pero pensé iba a ir de saco, pensé en mis hijos, era la UBA, para mí era algo nuevo (...) mi viejo también trabajó en la UBA (...) además yo a Mónica la conocía de chico cuando acompañaba a mi papá al trabajo. Ella me había preparado en matemáticas cuando yo era chico (....) jamás imaginé que iba a cambiar tanto y tratarme así. Yo no sabía lo que iba a pasar (...) ya a las dos semanas veía como le gritaba a la gente (...)yo  no sabía lo que quería de mí, yo hablaba con alguien en los pasillos y me decía: “-esa persona no me quiere, vos me tenés que ser fiel a mí, vos tenés que ser un agradecido porque yo te dí el trabajo y te lo puedo quitar.”-(...)Ella quería que yo fuera y le contara todo lo que pasara afuera y al mismo tiempo que no salude a alguien que a ella no le gustaba(...)un día llamó telefónicamente a un vecino mío (yo no tengo teléfono) para intimarme a renunciar de inmediato, estando yo bajo tratamiento médico”.

 

Extraído de una entrevista personal realizada por el Lic. Emilio Montilla.

Rosa:

“Esta mujer (M P) , siempre me presiono con el trabajo, amenazando con sanciones o suspensiones, además de dirigirse a sus empleados siempre gritando y con ataques de histeria en los cuales llegó a revolear una bandeja con tazas y platos(...). Ejercía sobre nosotros siempre el temor y como estaba bien vista por las autoridades, ello no nos permitía hablar en su contra(...)Me separé de mi esposo y en esas circunstancias cuando ella notaba que yo estaba mal, cuando más me presionaba...el año pasado cuando se duplicó la carga de trabajo y ya varias personas habían renunciado por tener problemas con ella.. Una compañera tuvo dos crisis nerviosas por las presiones de la directora que además la obligaba   a quedarse fuera de su horario de trabajo (...) esto empeoró tanto que la compañera tuvo ataques de pánico y terminó renunciando (...) Como esto sucedieron otros casos de sanciones y ello aterrorizaba al resto del personal (...) me presionaba tanto que tuve una crisis nerviosa, concurrí a la médica del Rectorado encontrándome con la presión muy alta 15-9 cuando mi presión normal es 10-6 ella me dijo que yo le estaba tomando el pelo y que la UBA no era un lugar para hacer beneficencia (...) había bajado de peso, unos 6 kilos, me funcionaban mal las tiroides, ya que sufro de hipotiroidismo, tenía la presión alta y un virus en el intestino que me producía constantes colitis que me duró tres meses, aun así yo concurría al trabajo y la directora seguía presionándome (...) Un día salió de su oficina a los gritos diciendo que yo le había perdido un papel que ella había agregado a un expediente y me preguntaba dónde lo había puesto; yo en ese momento estaba almorzando en mi escritorio, le dije que no sabía de qué me estaba hablando y que si lo extravié fue sin darme cuenta, entonces tomó el cesto de basura y lo vació sobre mi escritorio diciéndome que lo buscara (...) me gritaba como una histérica amenazando con que iba a tomar  medidas. Comenzó a perseguirme más intensamente, me controlaba el tiempo que tardaba en ir al baño, en hablar por teléfono y decía que yo me quedaba en los pasillos hablando. Mi estado de salud empeoró, entré en depresión y tuve ataques de pánico (...) (pide el pase al Sr O  que afirma va a hablar con G  para otorgarle el pase y que cuando volviera de licencia lo tendría) (...) Cuando recomencé mis tareas, casi tres meses después, tuve que volver a tomar servicio en esa oficina durante tres días. Yo me puse muy nerviosa y sentí que todo mi cuerpo temblaba. En esos días fui atacada por una parálisis facial de la cual todavía no me recupero (...) Otra de las cosas que hacía, era que me amenazaba diciendo que tenía brujas que trabajaban para ella. Pensarán que soy una ignorante pero eso, agregado a mi estado de depresión, me atemorizaba bastante.”

 

Testimonio de una integrante del taller organizado  Lic. Emilio Montilla.

 

“Otra grave imputación...es que en varias oportunidades, y sin motivo alguno, la Directora puso en conocimiento de su personal a cargo la pertenencia de parientes suyos en los Servicios de Informaciones del Estado (SIDE)...”

 

Parte de una nota enviada al Sr. Rector de la Universidad de Bs As. Dr. Guillermo Jaim Etcheverry.

 

 

Tesorería

 

Sr. Ángel Fernández.

 

En palabras de los trabajadores del sector  se trata de una persona quien ejerce permanentemente presión e hiperexigencia sobre el desempeño laboral de los agentes.

Sumado a esto ha instalado en el sector el terror mediante conductas agresivas permanentes. El clima de trabajo es de un notable deterioro ya que cualquier error que cometa el/la agente es reprendido a los gritos. Simultáneamente tiene  hacia el personal femenino conductas de seducción y acoso sexual.

Tratándose de un jefe autoritario y agresivo se hace difícil pensar que en estas escenas de seducción las agentes tengan libertad para la elección.

Se ha llegado a dar la situación de ser éste sorprendido teniendo relaciones íntimas con una trabajadora en su oficina.

Pesa sobre este sector el suicidio de una agente: N Ch, quien seducida por el Sr F  tomó esta decisión luego de una internación psiquiátrica debida a una crisis nerviosa luego de que este la humillara públicamente.

Como en el caso anterior, los pedidos de pase, renuncias y licencias son parte de la cotidianeidad del sector.

 

Testimonios

Comisión Gremial Interna.

“El jueves 9 de octubre del 2003 el señor Á F, Director a cargo de la Tesorería, increpó con virulencia y de modo irrespetuoso y agresivo a dos delegados de esta Comisión Gremial Interna, cuando solicitaron correctamente permiso para ingresar a la Tesorería con la intención de distribuir comunicados a las oficinas donde se desempeña el personal que trabaja en ella.”

Nota enviada al Rector de la Universidad, Dr. Jaim Etcheverry

 

La relación de Fernández con N Ch llevó a que la relación de ésta con sus compañeros de trabajo fuera conflictiva ya que, recién ingresada, obtenía permisos y deferencias que el resto no tenía. Finalmente, estableció relaciones personales hasta iniciar una relación de pareja.

N  tenía antecedentes de bulimia y anorexia. Según una compañera de trabajo, esto era notorio ante los ojos de los que la rodeaban. Se la veía como una chica muy frágil y dependiente de esta relación con F.

En relación con esto, los ingresos de N  a la oficina de F  no podían ser interrumpidos por orden de éste. Todos suponen que era porque mantenían contactos físicos íntimos en la misma, repitiendo situaciones que fueron habituales respecto de otra relación, también con una empleada del sector.

 

Fernández tiene el antecedente de haber sido en evidente situación de haber  mantenido contacto físico íntimo en su oficina con una compañera de trabajo de Tesorería. Los testigos fueron: un empleado y la esposa de Fernández.

Esta circunstancia fue puesta en conocimiento de la Secretaría de Hacienda de la Gestión del ex Rector Oscar Schuberoff, la señora N M, por parte de la, en ese entonces, esposa de F. Pese a los reclamos presentados por ésta, M.  pidió que modere su intención de accionar contra F, ya que era una persona sumamente útil para la Universidad. No hubo ninguna acción administrativa sobre este hecho.

 

La especial relación de F con N  se prolongó hasta que ingresó a la oficina una empleada que era la hermana de su pareja “legal”. A partir de este momento, la relación se modificó abruptamente y N pasó a ser permanentemente hostigada. Esto culminó con una virulenta agresión verbal cargada de adjetivos descalificadores frente al conjunto de los trabajadores de la oficina. El 10 de junio de 2003 N  regresa a su casa en el marco de una crisis nerviosa. El 11 se niega a regresar al trabajo y hace referencias a la intención de suicidarse. El 12 de ese mes, es internada durante dos semanas. El día 3 de julio se determina terapia ambulatoria. La última semana antes del suicidio no estaba tomando medicación, aparentemente por falta de dinero, tiene una entrevista con Á  F.  entre el 25 y 27 de agosto. El  28 de agosto se suicida en su domicilio con un tiro en el pecho.

 

 

Alfredo

 

Pedido de pase

“Fundamento lo peticionado en la imposibilidad de continuar realizando tareas en la oficina de Tesorería por haber sido agredido verbalmente por el Tesorero frente a mi negativa de continuar afectando cheques al no contar, según el Libro de Banco, con fondos para ello.”

Expediente 25636/02

 

 

Personal

Administradora Gubernamental

Ingeniera S H.

 

Se trata de una Administradora Gubernamental, sobre ella pesan actuaciones de parte del Consejo Directivo de la Facultad de Ciencias Exactas  y la Facultad de Ciencias sociales de la UBA, institución de la cual fue desafectada.

En ocurrencia de la mudanza de esta dirección del edificio que ocupaba en Azcuénaga 280 hacia otra locación, la directora mencionada utilizó esta circunstancia para degradar el clima de trabajo en tanto generó incertidumbres respecto de la continuidad o no de los contratos de los agentes. Durante más de un año el personal trabajó sin tener certeza de su continuidad laboral. Al mismo tiempo que en la reforma del sector maltrató sistemáticamente a jefes y empleados de su dependencia.

De la sensibilidad e importancia de este cargo se desprende que cualquier inconducta o malos tratos, repercuten directamente sobre el personal, de hecho genera y facilita que otros jefes imiten y reproduzcan este tipo de conductas.

Cabe destacar que los pedidos de pase son tramitados por el sector, siendo llamativo que sean sistemáticamente negados para las direcciones que aquí describimos.

 

Sumarios

 

Dra. L G .

 

De los testimonios recogidos se desprende que el clima de trabajo del sector ostenta un deterioro sustancial. El manejo del grupo humano que allí se desempeña es por lo menos autoritario.

Aquí se reproduce como en casos antedichos la repetición sistemática de conductas agresivas, asignación de tareas sin la capacitación adecuada, el castigo de los errores consecuentemente cometidos con gritos y humillaciones públicas.

Es llamativo que los expedientes producidos en otros sectores contra malos tratos y acoso por parte de los/las jefas/es antedichos no tengan viabilidad.

 

Hacienda

 

Administrador Gubernamental

Dr. G.

 

Bajo su dirección se encuentran algunos de los jefes mencionados. Es importante destacar que desde hace dos años la Comisión Gremial Interna viene reclamando sobre las cuestiones de acoso laboral de algunos de los jefes que tienen en el Dr G, su autoridad. A pesar de los reiterados reclamos, no se han adoptado políticas concretas para modificar estas circunstancias.

Las únicas medidas que este secretario ha adoptado han sido la de amedrentar a los denunciantes. Es el caso de la madre de N  C  quien  se desempeña en la misma dependencia. Enterado de la repercusión que podría tomar el caso, por la denuncia judicial que estaba por realizar la Sra C , la llamó por teléfono a sabiendas que este llamado, por provenir de alguien de su poder y función  en la institución, representaba una amenaza.

La  madre de N  C  no realizó la denuncia.

 

Descripciones de los fenómenos que provocan el daño psíquico en los casos testimoniados

Acoso Laboral, Acoso Sexual, Degradación del Clima de trabajo, Degradación remunerativa.

Estudios recientes han demostrado que el fenómeno de la violencia laboral no se restringe a manifestaciones de agresión física de jefes o terceros vinculados hacia sus subalternos o compañeros. La misma incluye una cantidad y una variedad de conductas que la práctica corriente ha naturalizado como parte de las condiciones de trabajo. Así, por ejemplo, prácticas como discriminar por cuestiones de género, opción política, origen étnico o desempeño laboral genera un tipo de violencia invisible que termina desmoronando la salud psicofísica de aquellos que, dependiendo del trabajo y el salario que representa, a veces no tienen otra opción que soportar ese tipo de conductas en el miedo permanente de perder su sustento.

 

La repetición insistente de este tipo de conductas y actos discriminatorios, abusivos, descalificadores e intrigantes por parte de empleadores, jefes o terceros vinculados provoca un tipo de deterioro para el cual el trabajador objeto de la violencia no tiene posibilidades de resistir y oponerse ya que quien debe cuidarlo y protegerlo lo daña.

 

En su definición agrupa una diversidad de comportamientos que tiene entre ellos un fondo común: la modalidad agresiva y vejatoria tendiente a la eliminación de un trabajador de la empresa. Una suerte de terror psicológico ejercido en el lugar de trabajo.

Las formas en las que suele presentarse son variadas y de lo más sutiles: el aislamiento del trabajador, la marginación a través de la hostilidad y la falta de comunicación, la difusión de conceptos peyorativos, la asignación de tareas humillantes, descalificadoras o de muy difícil concreción, el menoscabo de la imagen del empleado frente a sus colegas, clientes o superiores, los cambios continuos, etc.

 

El acoso moral en el ámbito laboral se caracteriza por ser producido por numerosos pequeños ataques de apariencia inofensiva a lo largo del tiempo. Lo que causa estragos en el acoso no es cada uno de los ataques sino su conjunto.

 

Se entiende por degradación del clima de trabajo a todas las acciones tendientes a alterar, modificar o deteriorar la relación entre compañeros de trabajo.

Con carácter enunciativo estás son:

 

a)    Cambiar de oficina, lugar habitual de trabajo con ánimo de separarlo/a de sus compañeros/as o colaboradores/as más cercanos/as.

b)    Prohibir a los empleados de que hablen con él/ella

c)    Modificar constantemente el lugar de trabajo

d)    Alterar la armonía por medio de la repetición de comportamientos hostiles, utilizando técnicas de desestabilización e intrigas

e)    Aislar a la persona de sus colegas y difundir rumores infundados y maliciosos.

 

 

Se entiende por maltrato psíquico y social contra el trabajador/a a la hostilidad continua y repetida del superior jeráquico en forma de insulto, hostigamiento psicológico, desprecio y crítica.

Se define con carácter enunciativo como maltrato psíquico y social a las siguientes acciones ejercidas con el/la trabajador/a:

 

a)    Bloquear constantemente sus iniciativas de interacción generando aislamiento,

b)    Prohibir a los empleados/as que hablen con él/ella,

c)    Obligarlo/a a ejecutar tareas denigrantes para su dignidad personal,

d)    Juzgar de manera ofensiva su desempeño en la organización,

e)    Asignarle misiones sin sentido, innecesarias, con la intención de humillar,

f)     Encargarle trabajos imposibles de realizar,

g)    Obstaculizar o imposibilitar la ejecución de una actividad, u ocultar las herramientas necesarias para concretar una tarea atinente a su puesto,

h)   Promover su hostigamiento psicológico,

i)     Amenazarlo/a repetidamente con despido infundado,

j)      Privarlo/a de información útil para desempeñar su tarea o ejercer sus derechos.

 

Se entiende por maltrato físico a toda conducta del/de la superior jerárquico que directa o indirectamente esté dirigida a ocasionar un daño o sufrimiento físico a los/las trabajadores/as.

 

Se entiende por acoso moral a la acción persistente y reiterada de incomodar con palabras, gestos, bromas o insultos por razón de su género, orientación sexual, desempeño laboral, ideología, edad, nacionalidad u origen étnico, color, religión, estado civil, identidad sexual, opciòn de gènero, capacidades diferentes, conformación física, preferencias artísticas, culturales, deportivas, situación familiar, social, económica o

cualquier circunstancia que implique distinción, exclusión, restricción o menoscabo.

 

Se entiende por acoso sexual el solicitar por cualquier medio, favores de naturaleza sexual para sí o para un tercero, prevaliéndose de una situación de superioridad, haya o no acceso carnal, cuando concurriere alguna de las siguientes circunstancias:

 

a)    Cuando se formulare con anuncio expreso o tácito de causar un daño a la víctima respecto de las expectativas que pueda tener en el ámbito de la relación.

b)    Cuando el rechazo o negativa de la víctima fuere utilizado como fundamento de la toma de decisiones relativas a dicha persona o a una tercera persona vinculada directamente con ella.

c)    Cuando el acoso interfiera el habitual desempeño del trabajo, estudios, prestaciones o tratamientos, provocando un ambiente intimidatorio, hostil u ofensivo.

 

El acoso sexual reviste especial gravedad cuando la víctima se encontrare en una situación de particular vulnerabilidad por razón de su edad, estado de salud u otra condición.

 

Se entiende por degradación remunerativa al impedir que la persona afectada pueda acceder a ascensos, promociones, así como el imposibilitar el desarrollo de su carrera administrativa.

 

 

 

 

Conclusiones

 

Se determina que los signos, síntomas y trastornos tales como: ataques de pánico, ataques de angustia, depresiones reactivas, insomnios, somatizaciones diversas, distimias, baja del rendimiento laboral, desgano vital, registrados han sido provocados por la combinación y confluencia de los factores de daño, en el ámbito laboral, arriba descriptos.

Se señala además, que de continuar la existencia de estos factores de riesgo y daño, la salud psico-física de los/las trabajadores/as irá en franco deterioro. No descartándose la aparición de conductas suicidas entre el personal del rectorado de la Universidad de Buenos Aires.

Lic santiago Emilio Montilla Galeano. (asesor Diputado Naccional José Alberto roselli, mandato cumplido)

2006

 

Trabajo presentado a la Defensoría del Pueblo de la Nación en el marco de un trabajo de diagnóstico y tratamiento de los efectos de la violencia laboral en trabajadorxs del rectorado de la Universidad de Buenos Aires.

Ultima modificacion el Miércoles, 04 de Septiembre de 2013 07:17
Santiago Emilio Montilla Galeano

Santiago Emilio Montilla Galeano

Lic. en Psicología

Universidad de Buenos Aires. Docente UBA

153-089-2436

emilio@pasajeesquizo.com.ar

Dejar comentario

Los campos con (*) son requeridos
Código HTML básico permitido

Copyright © 2014 Pasaje Esquizo - Designed & Developed by Templateworks